TU MEJOR OPCIÓN

Siempre cerca, para cuidarte

Un plan pensado para vos

Una cobertura al
alcance de todos

Queremos que te sientas bien

Novedades staff médico

Equipos de trabajo efectivos, ¿qué los diferencia?

Junio 19 del 2019

En el trabajo, en la escuela o en algún deporte que hayamos practicado, alguna vez hemos vistos equipos que sobresalían en conjunto, transmitían seguridad, convivían de manera armónica, esos grupos que con solo mirarse ya entendían qué sucedía. La productividad, la calidad y las relaciones que acontecen en las empresas tienen que ver con las personas que la integran. Un buen equipo de trabajo suele ser distinguible por exceder los parámetros individuales, reduciendo las posibilidades de cometer errores y contribuyendo al desarrollo funcional e innovador de la compañía. ¿Qué características suelen tener estos equipos? Confianza Los grupos más exitosos son los que no temen a la hora de hacer preguntas y no se sienten a la defensiva al momento de ser juzgados. La sinceridad y la posibilidad de expresarse libremente sin importar los distintos roles, es una de las armas más poderosas para lograr el éxito. Compartir objetivos Plantear metas comunes, específicas y alcanzables permitirá una comprensión entre todos para alcanzar el objetivo, así como es necesario que cada uno interprete el rol cumple. Creatividad Un equipo que tiene buen funcionamiento es capaz de generar soluciones ingeniosas, resolver conflictos de manera fáciles y crear estrategias o contenidos distintivos, estableciendo comunicaciones efectivas e innovadoras. Capacitación y desarrollo Las oportunidades de crecimientos profesional e intelectual suelen ser muy importantes para incentivar a los equipos, como también poder compartir lo aprendido entre los mismos. Liderazgo Por último, un equipo que funciona correctamente tiene un líder ejemplar e inspirador, abierto al diálogo, que delega sin temor al error y encuentra las estrategias para estimularlos. 

Ampliar info >

Cuidá tu salud llevando un diario personal

Mayo 27 del 2019

Al escribir las cosas que nos suceden cotidianamente logramos liberarnos del estrés y observar nuestras preocupaciones desde otro lugar. Poder expresar nuestras emociones, incertidumbres o miedos a través de la escritura ayuda a gestionar nuestro estrés, canalizar los pensamientos intrusivos y generar seguridad. Para practicarlo no es necesario ser un escritor profesional, sino tan solo disponer de algunos minutos al día, un cuaderno, una lapicera y la decisión de dejar fluir las palabras de nuestro interior con la mayor honestidad posible. Los distintos estudios que investigaron la acción terapéutica de la escritura se pusieron de acuerdo en que la misma es un poderoso medio de sanación que nos hace sentir más agradecidos, mirar lo que nos pasa desde una perspectiva mas objetiva y generarnos alivio al exteriorizar nuestras preocupaciones. Además, revisar lo plasmado con anterioridad nos hace tomar conciencia de que somos seres cambiantes, contradictorios y en constante crecimiento. Asi que, si te encontrás con ideas que te acechan de manera desordenada o un malestar que no entendés de dónde proviene, seguramente, una buena posibilidad de encontrar calma e interpretar con más claridad qué pasa, sea buscar un espacio en soledad donde puedas dejar que los sentimientos tomen forma de palabra.

Ampliar info >

Crianza compartida: pensar en los niños más allá de todo

Mayo 14 del 2019

Llevar adelante una crianza compartida —donde madres como padres intervienen activamente en el cuidado y la educación de sus hijos— permite que los niños sean seres  mucho más seguros, responsables de sí mismos, con gran apertura mental y libres de formar sus opiniones, al tiempo que desarrollan nuevas habilidades, juzgan menos a sus pares y son más inclusivos. Los tiempos y los espacios cambiaron, y en esos torbellinos, la crianza de los hijos también dio un giro muy grande, donde ya no es solo protagonista la mujer, sino que también el hombre ayuda en la organización del hogar y el cuidado de los chicos. Con el paso del tiempo, el rol de la mujer ha ido evolucionando y ya no le alcanzó  con ser esposa, madre y responsable de la casa. La independencia social, económica y educativa, hizo que el sexo femenino se ponga a la par de los hombres, y fue justo en ese momento donde las mujeres debieron empezar a entender que, tal como habían ganado espacios, debían —y necesitaban— que los anteriores se redistribuyeran. Fue ahí donde el hombre comenzó a ser de a poco protagonista puertas adentro y así la pareja llegó a ser realmente “pareja”. Tanto el hombre como la mujer trabajan fuera del hogar, se encargan de la organización de su vivienda, de los mandados y de las actividades que ocurren en el día a día. Lo mismo sucede con los hijos, ya que son ambos los responsables de cuidarlos, educarlos y pasar con ellos el tiempo necesario. La maternidad y la paternidad son responsabilidades muy grandes que se deben tomar con toda la seriedad y la dedicación que el caso amerita, porque cada una de las decisiones que llevemos adelante, serán trascendentales para el desarrollo de nuestros hijos. La clave radica en pensar la familia como un proyecto compartido de personas que se quieren y se responsabilizan por sus aspiraciones y decisiones, donde la crianza compartida de los hijos y la distribución equitativa de las tareas del hogar, —con los mismos derechos y responsabilidades— es primordial para el crecimiento y desarrollo de cada uno de sus integrantes. La crianza compartida propone pensar en una organización en la que los padres brinden amor, cuidado y educación a sus hijos en igualdad de condiciones, y que los hijos padezcan los límites y las restricciones necesarias de ambas partes, para un correcto desarrollo personal.

Ampliar info >

CONTACTO

Para consultas sobre nuestros servicios, completá el formulario y adjuntá los archivos que consideres necesarios. Nos comunicaremos a la brevedad.

También podés contactarnos a través del 0810-888-STAFF (78233).