TU MEJOR OPCIÓN

Siempre cerca, para cuidarte

La alternativa de salud que
estabas buscando

Un plan pensado para vos

Una cobertura al
alcance de todos

Queremos que te sientas bien

Novedades staff médico

¿Cuánto tiempo deben pasar frente a la pantalla los más pequeños?

Enero 15 del 2019

Ni cuando apareció el primer televisor o la primera computadora nos preguntamos qué conflictos nos ocasionarían. Tampoco -a excepción de algunos académicos- cuestionamos si al utilizarlos generarían modificaciones en nuestro cerebro, adicción o nos hiper-estimularía. Generalmente, al masificarse una herramienta tecnológica, la sociedad la incorpora, naturaliza y queda como “atrapada” por un largo período de tiempo sin poder analizar su relación con ese dispositivo.  Lo mismo pasó y sigue pasando con los smartphones, las tablets y los videojuegos. Sin embargo, los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos se propusieron averiguar si la utilización de los mismos, en menores de edad, podrían modificar su cerebro que aún se encuentra en desarrollo. En una muestra que hicieron a más de 4.500 chicos y chicas, de entre 9 y 10 años, quienes pasaban varias horas al día frente a pantallas, detectaron un “adelgazamiento prematuro de la corteza cerebral o córtex” que es la parte encargada de procesar la información enviada por nuestros cincos sentidos. A través de resonancias magnéticas testificaron las modificaciones, las cuales fueron consideradas como “un proceso de envejecimiento”. Aunque, aclararon que sería temprano para decir si sería perjudicial. Asimismo, detectaron que la utilización de pantallas generaría liberación de dopamina- hormona relacionada al placer- por lo cual se considera que podría generar adicción. De todos los niños y niñas examinados revelaron que, aquellos que pasaron un período mayor a dos horas frente a estos dispositivos habían obtenido peor rendimiento en test de lenguaje y razonamiento. Si bien esta investigación continuará con los años e irá ampliándose, se recomienda que los menores no pasen más de dos horas frente a la pantalla y, en cambio, se aconseja que sean motivados a jugar al aire libre, a hacer deportes y utilizar juegos de mesa o aquellos en que deben ejercitar su creatividad y su motricidad.

Ampliar info >

Tu reloj biológico es más importante de lo que creés.

Enero 3 del 2019

Todos tenemos alguna idea básica de eso que llamamos reloj biológico o ritmo circadiano, pero hasta hace poco no se conocía las incidencias sobre nuestra salud. Todos los días se producen modificaciones a nuestro alrededor, las horas de luz en el día y la oscuridad de noche determinan ciclos, así como las distintas temperaturas. Estas variaciones que ocurren son denominadas “ciclos circadianos”. Nuestro cuerpo se adapta a estas variaciones que transcurren en un período de 24 horas y regula de forma precisa nuestros niveles de hormonas, el metabolismo, la temperatura corporal, el sueño y hasta nuestros comportamientos. Las primeras investigaciones acerca de los ritmos circadianos iniciaron en 1729, cuando el matemático y astrónomo Jean Jacques d´Ortous de Mairanen experimentó con una planta que abría sus hojas durante el día y las cerraba de noche. Al ponerla en total oscuridad observó que la misma continuaba comportándose de la misma forma. Sin embargo, no fue hasta el 2017 que tres científicos estadounidenses, galardonados con el Premio Nobel, descubrieron el funcionamiento de este reloj compuesto por más de 20.000 células nerviosas ubicadas en una región del cerebro. A través de la luz solar, este “reloj” averigua qué hora es y transmite esa información a todo el cuerpo.   ¿Qué pasa si alteramos nuestro reloj biológico? Los fines de semana se suelen alterar nuestros hábitos y nuestro ciclo se ve modificado, de la misma manera que cuando viajamos a un país con husos horarios distintos. Pero, según los investigadores, esto no traería grandes consecuencias, ya que el mayor inconveniente aparece cuando estas alteraciones son sostenidas, es decir, cuando habitualmente nos mantenemos despiertos por la noche y dormimos durante el día. En varias investigaciones se demostró que aquellas personas que interrumpían este ciclo circadiano se encontraban con mayores probabilidades de padecer diabetes, obesidad, colesterol, enfermedades cardíacas y alteraciones en el estado de ánimo. Por este motivo, si sos de las personas que suelen alterar su descanso más allá de los parámetros establecidos, te recomendamos que sigas un plan consciente de sueño y fortalezcas tus hábitos saludables para continuar con tu potencial.

Ampliar info >

Niños en vacaciones: ¿cómo protegerlos del sol?

Diciembre 26 del 2018

Los chicos disfrutan del verano como nadie. Pero, para que toda esa diversión sea completa y se eviten efectos irremediables en su piel, las mamás debemos estar súper atentas a ese gigante que está presente durante todo el día: el sol. Las características particulares de la piel infantil hacen que la prevención ante la exposición solar sea absolutamente vital para que en el futuro los niños no tengan que pagar una factura muy alta.   ¿Por qué es especial la piel de los más chicos? Hasta cumplir los doce años, la piel sufre lo que los especialistas denominan “inmadurez cutánea”, por lo que está incapacitada para cumplir con todas sus labores de autoprotección. El déficit de algunos componentes de los que sí poseen los más grandes son los que hacen que la piel de los chicos sea infinitamente más sensible a las radiaciones de los rayos Ultravioleta (UVA y UVB), así como a las radiaciones de infrarrojos, responsables de las reacciones de hipertermia (aumento de la temperatura del cuerpo). La piel de los niños es, además, más fina, y la secreción sudoral que contribuye a la detoxificación del organismo y a la regulación térmica es irregular. Por todo esto se comprueba que el sol puede resultar excesivamente dañino para la piel de los más pequeños de la familia.   Cómo proteger la piel de nuestros hijos - No debés exponer la piel de los bebés al sol. Esperá a que los niños tengan al menos un año. - Protegé a los niños debajo de una sombra. Son imprescindibles las camisetas y los sombreros o gorras. - Aplicales cremas con un alto factor de protección solar. - Colocales el protector solar al menos media hora antes de la exposición y hacelo de forma abundante por toda la piel. - Hidratalos, dales agua fresca en poca cantidad pero muy a menudo. - Reaplicales el protector solar cada dos horas.   ¿Qué índice de protección debemos utilizar? La recomendación es utilizar protectores solares específicos para niños. Un factor de protección 50 es suficiente para los de piel morena y superior a 70 para los niños rubios y muy blancos. Si el pequeño tiene la piel sensible, necesita un protector solar especial y, además, debe llevar un gorro y una camiseta incluso cuando se está bañando.   Desmitifiquemos Te pasamos un listado de los errores más comunes que cometemos cuando estamos en la playa con los chicos: - Creer que una sombrilla ofrece buena protección. Al contrario, los rayos que la rodean se reflejan directamente en la piel. - Pensar que el cielo nublado es inofensivo. ¡No! Aunque no notes el calor del sol, los rayos nocivos pueden alcanzar la superficie de la tierra a través de las nubes. - Suponer que una piel bronceada ofrece la mejor protección. Aunque una piel se broncee rápidamente, es preferible utilizar un fotoprotector, ya que la melanina únicamente protege de los rayos UVB, pero nunca de los UVA. Si aún tenés dudas sobre el cuidado de la piel de tus chicos, preguntale a tu médico dermatólogo acerca de cuál es la protección más adecuada para su piel.

Ampliar info >

CONTACTO

Para consultas sobre nuestros servicios, completá el formulario y adjuntá los archivos que consideres necesarios. Nos comunicaremos a la brevedad.

También podés contactarnos a través del 0810-888-STAFF (78233).